Que nunca muera la música jazz
Lwanda Gogwana

La tradición y la innovación se dan la mano con este artista. El virtuoso de la trompeta surafricano Lwanda Gogwana ha lanzado hace pocos meses su nuevo disco: Uhadi Synth.

Es uno de los hombres con más talento para el jazz no sólo en Sudafrica, sino en todo el continente. Al menos así lo indican todos los críticos que han disfrutado con su música.

Leer más

Las mejores canciones de jazz

Soy un apasionado de la música jazz. Es una parte importante de mi vida cotidiana, y no me imagino mi existencia sin ella. Sin embargo, no soy lo que llaman un purista. Creo que la música jazz puede ser creada por artistas que no se catalogarían como músicos de jazz.

Y en esta lista de las mejores canciones de jazz (para mi gusto), probablemente muchos no estarán de acuerdo en algunas de las elecciones. Pero creo que todas las canciones las he seleccionado porque rebosan de la misma creatividad, pasión e inventiva que hicieron que Miles Davis, Louis Armstrong, y W.C. sean lo que son hoy.

Leer más

Las mejores vocalistas de jazz

En el jazz, los saxofonistas y los trompetistas son los que dominan la interpretación, y aunque forman parte integral del conjunto, sobresalen con los solos. Hoy nos vamos a centrar en una parte igual de importante, pero menos valorada del jazz, el vocalista, en este caso femenino.

Muchas canciones de jazz no tienen letra, tan sólo es una melodía, pero consideramos que una buena voz puede hacer del conjunto, una excelente canción. Aunque muchas voces excepcionales dignas de consideración, creemos que estos son los mejores de todos los tiempos:

Leer más

Las mejores películas de jazz

El jazz también se ha colado en el cine con varias películas y documentales. Estas son algunas de las mejores películas de jazz que no te puedes perder.

Cuanto más, mejor (1990)

Spike Lee continuo el triunfo de Haz lo que debas con Cuanto más, mejor, un drama musical de época que tiene como protagonista el jazz.

Leer más

La evolución del Jazz

Ragtime (1895—1918)

Al igual que el blues, el ragtime fue un importante precursor del jazz. Aunque se podían usar otros instrumentos, el ragtime es esencialmente música para piano.

La característica que define al ragtime es un ritmo sincopado, acentuando las notas que generalmente no tienen acento, una música poco convencional. Las técnicas utilizadas por los pianistas de ragtime influenciarían más adelante a los pianistas de jazz.

Leer más

Por qué escuchar jazz

Jazz. Esa música que muchos afirman que les gusta, pero que realmente no saben nada de ella. ¿Por qué es importante el jazz? Para empezar, el jazz ha influido en muchos de los géneros musicales más populares del siglo XX: rock, hip-hop, latino... y muchos estilos más.

Tener una comprensión más profunda del jazz puede hacer que aprecies aún más tu estilo de música favorito y sepas porqué suena así.

Leer más

Cómo disfrutar del Jazz

La gran virtud de la música es su gran maldición: un oyente no necesita entender casi nada del significado, la intención o el contexto de una canción para reaccionar y sentir con ella.

La universalidad de la música es peculiar, cualquier persona tiene una preferencia musical que está integrada en su identidad, algo que no ocurre con el resto de arte.

Esta virtud es una maldición, porque significa que muchos escuchan música alegremente, como quién escucha el ruido ambiental o una banda sonora, sin ser capaces de entender nada acerca de su significado o arte.

Esto no es un problema en sí mismo; no hay nada malo en escuchar una canción por puro placer, pero comprender las artes creativas (su alcance, su historia, sus contextos contemporáneos, su intencionalidad) abre las puertas a una apreciación cada vez más profunda.

Pero la forma más obvia de aprender un arte es convertirse en un practicante de ese arte, una tarea que requiere mucho tiempo y es difícil de llevar a cabo en todos los estilos de música.

Y los estilos que hacen tales demandas tienen una gran barrera para que más gente pueda escucharlo, ya que compiten contra el pseudo-arte diseñado para el disfrute inmediato.

La magia del jazz es que, durante décadas, fue profundamente innovadora, artísticamente revolucionaria y divertida de escuchar y bailar. ¡A todos nos gusta bailar jazz!

Pero en la actualidad no se baila de esa manera, por eso el jazz es cada vez menos accesible para los oyentes cada año que pasa.

El jazz ha perdido la conexión con la mayoría de la gente, y les resulta desconcertante o musicalmente intimidante. A muchos otros les gusta el jazz por lo que podría llamarse, razones asociativas: les gustan las películas de Woody Allen, las diversas expresiones de la cultura "retro", Nueva Orleans, etc.

De esta manera, el jazz se convierte en una excelente música de fondo.

Se puede disfrutar del jazz sin captar ningún detalle sobre él, y eso sería suficiente, pero si lo que verdaderamente quieres es disfrutar a tope el jazz y no eres músico, o no estás lo bastante familiarizado con la música para seguir atenta y reflexivamente la música instrumental, necesitas un enfoque analógico.

La música popular se basa en la repetición para la retención, pero el jazz se basa más en la exploración inquieta. No se necesita saber nada de música para escuchar los golpes cortos de notas (arriba y abajo, lado a lado, rápidos o suaves, simétricos o irregulares), pequeños sonidos, perfectos y luego descartados.

Para escuchar jazz se necesita atención y devoción. Por ejemplo, si escuchamos a John Coltrane en Giant Steps necesitamos prestar mucha atención, y no solo por su frenesí, esta canción se volverá aburrida si no te puedes imaginar su significado como una topografía que puedas entender.

Esto podría ser una razón más para abandonar la música jazz, pero ¿por qué excluir la posibilidad simplemente porque requiere un poco de esfuerzo?

Cuando realmente quiero amar la música, cierro los ojos y escucho a Mulatu Astatke, y su música mueve mi corazón. Esto es suficiente para convencerme de la total superioridad artística de la música. Es como una apoteosis.

Jazz: ¿mejor con auriculares o vinilo?

Una vez que entendemos un poco más cómo disfrutar de la mejor forma posible el jazz, vamos a centrarnos en cómo escucharlo, o lo que es lo mismo, al estilo tradicional con vinilo y tocadiscos, o al estilo moderno con unos auriculares desde el móvil o un reproductor de música.

Gracias a la tecnología, podemos medir la calidad de la música, ya que después de todo, se reducen a vibraciones en el aire que son cuantificables. Y todos los estudios demuestran que el audio digital es de más calidad que el analógico. Pero claro, no tiene el mismo encanto.

El proceso de sacar un vinilo, ponerlo en el tocadiscos y colocar la aguja para que empiecen a sonar las notas es mágico.

Por otra parte, si eres un fanático del jazz y quieres darte un capricho, opta por un tocadiscos con vinilos.

Los mejores auriculares para escuchar discos de vinilo

Y si tienes tocadiscos, ahora solo te falta elegir unos buenos auriculares para escuchar la música de manera más intensa e intima. ¿Por qué comprar unos auriculares para escuchar vinilo específicamente? Los auriculares son auriculares, no importa para que dispositivo los utilices, todos van a reproducir el sonido ¿no? ¿Por qué el vinilo debe tener su propia selección de auriculares? En el artículo de thevinylfactory.com te lo explican detalladamente.

En primer lugar, si tienes un tocadiscos decente, tienes a tu disposición la mejor fuente de calidad (en términos de detalle) que existe actualmente en el mercado. Es decir, a pesar de su edad, el vinilo puede extraer más información de sus ranuras que cualquier otro hardware.

Esto incluye CDs, que incluye descargas de alta resolución de 24 bits/192 kHz hasta 24 bits/384kHz, SACD y DTS. Y el vinilo no deja de mejorar, no tiene techo en cuanto a calidad de sonido, a diferencia del CD, por ejemplo.

Por lo tanto, si puede extraer todos esos detalles, ¿no quieres tener los mejores auriculares para percibir todo el sonido? Los auriculares normales están bien para un reproductor de MP3 o incluso una reproducción de CD, pero no de vinilo.

Si estás decidido a comprarte unos, te recomendamos los mejores para que puedas disfrutar de la mejor experiencia con tu música favorita.

Grado SR60e

El diseño retro está de moda, y también se puede encontrar en los auriculares. Grado está aprovechando esta tendencia y ha actualizado sus auriculares de la serie "e". En comparación con los SR60i, los SR60e tienen nuevos conductores con un sonido y una cubierta revisados.

Estos están diseñados para mejorar la respuesta de frecuencia sin dañar el rango, donde la marca ha destacado tradicionalmente.

En la práctica, esto significa que el SR60e es capaz de recoger hasta el último detalle de una grabación y reproducirla de manera precisa y creíble. Dale una línea de bajo y no importa cuán complejo sea, el sentido de la impulsión y de la sincronización son absolutamente puntuales.

En pocas palabras, el Grado SR60e es una opción muy barata con muchas y buenas características.

Final Audio Pandora Hope VI

La característica más interesante del diseño del Final es que combina un controlador dinámico convencional con una armadura, (un tipo de controlador que normalmente se encuentra en los auriculares de gama alta) para proporcionar las frecuencias altas.

Esto significa que el Final Audio Pandora Hope VI tiene un impresionante rendimiento de los agudos con la habilidad para encontrar detalles en los vinilos que no habías escuchado antes.

Es extremadamente sensible para unos auriculares de este tamaño, y es muy cómodo, a pesar de que no es ligero, pero el peso se distribuye uniformemente.

SENNHEISER HD 650

El mejor auricular es el Sennheiser HD 650, 100% auriculares clásicos con la garantía de una marca de confianza. Para muchas personas, este modelo es el equilibrio perfecto entre calidad de sonido y precio. Tiene muchos detalles bonitos y reproduce unos sonidos equilibrados. Y a pesar de que pueden parecer un poco incomodos al principio, con el tiempo ni notarás que los llevas.

Leer más

  1. 1